Diócesis de Penonomé Acoge Símbolos de la JMJ

JMJ Panamá 2019 alcanza los 20,000 voluntarios inscritos
octubre 11, 2018
Sínodo sobre los jóvenes – Discernimiento: acompañamiento y disposición a la voluntad de Dios
octubre 12, 2018

Diócesis de Penonomé Acoge Símbolos de la JMJ

Con un hasta luego y el corazón cargado de emociones espirituales, cientos de jóvenes de la Diócesis de Chitré hicieron entrega de la Cruz Peregrina y el Icono de la Virgen para darle la oportunidad a la Diócesis de Penonomé, quien acogió con mucha alegría estos símbolos de la JMJ, momento histórico para esta comunidad católica.
Personas de todas las edades, se dieron cita en la Parroquia San Juan Bautista de Aguadulce, donde el Obispo Monseñor Edgardo Cedeño en la homilía de recibimiento destacó, “la llegada de los símbolos es una oportunidad para que la juventud y la comunidad se encuentre con Cristo y María; y dejen huellas marcadas en este camino hacia la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)”.
Moisés Ledezma, un joven que brinda sus servicios como voluntario en el área de fotografía de la diócesis; nos cuenta que vivió una experiencia que nunca olvidará, comentó “en la Cárcel Pública de la Comunidad de Aguadulce, los privados de libertad en un acto de completo amor a Cristo, se unieron en oración por el mundo entero, para ellos esta era ya su Jornada Mundial de la Juventud, la estaban viviendo al máximo; ellos jamás pensaron que los símbolos pudieran entrar al penal y pedían que se les permitiera custodiar la cruz para que todos sus compañeros pudieran sentir la presencia de Cristo; en este espacio de reclusión.
Ante la Cruz y el icono de la Virgen, se quitaban los zapatos, se postraban con lágrimas en sus ojos, con el corazón lleno del espíritu santo; decían que Cristo es la herramienta necesaria para salir adelante. Sin duda esto los dejo marcado, chicos entre los 18 y 30 años, muchos con penas largas, pero con un corazón arrepentido, dispuesto a servir a Cristo, postraban sus angustias y esperanzas en ese pedazo de madero. Todos los que estuvimos presentes no podíamos contener las lágrimas de ver cómo Dios actúa, al final puedo decirles que esto marcó mi vida espiritual y de ver más allá de una simple fotografía.
El recorrido culminó en el Hospital Rafael Estévez, donde los enfermos y personal administrativo y médico pudieron disfrutar esta solemne visita de los símbolos.