JMJ 2019, un ¡SÍ! al sueño de Dios

Jóvenes del Centro de Cumplimiento Adolescente de Pacora tuvieron su Festival de la Juventud antes de la visita del Papa
enero 24, 2019
“Debemos mejorar la escucha a los jóvenes”: Ángel Antonio Recinos Lemus
enero 25, 2019

JMJ 2019, un ¡SÍ! al sueño de Dios

Hoy 23 de enero, el Papa Francisco llegó a la Cinta Costera (Campo Santo -Santa María La Antigua), en medio de 350 mil personas, quienes con gritos de júbilo coreaban “Esta es la Juventud del Papa”, al dar inicio a la Ceremonia de Bienvenida de los jóvenes al sumo pontífice, en el marco de la Jornada Mundial de la Juventud 2019.
Como parte de esta ceremonia hicieron su entrada los Símbolos de la JMJ, la Cruz Peregrina y el ícono de la Virgen Salus Populi Romani, presentados al Papa, quien los recibe acompañado de jóvenes de los 5 continentes del planeta. Seguido, deportistas panameños: Felipe Baloy y Cesar Barría, hicieron la entrega de un presente al Papa, en representación de los jóvenes panameños.
Monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá, en nombre de todo el pueblo de Dios que peregrina en Panamá, dio las gracias al Papa Francisco por elegir este istmo centroamericano, como sede de la Jornada Mundial de la Juventud, dándole la oportunidad a muchos jóvenes, especialmente a los que han sido marcados por la exclusión y la pobreza, quienes podrán vivir la experiencia con otros jóvenes, compartir sueños y desafíos
.
El Santo Padre comenzó su mensaje expresando: “Qué bueno es volver a encontrarnos en esta tierra que nos recibe con tanto color y calor” , “la Jornada Mundial de la Juventud es una fiesta de alegría y esperanza para la iglesia y para el mundo un enorme, testimonio de fe”, expresó Francisco.
“Queremos encontrar y despertar junto a ustedes, la continua novedad y juventud de la iglesia, abriéndonos siempre a esa gracia del espíritu santo que hace un nuevo pentecostés y eso solo es posible si nos animamos en caminar escuchándonos y testimoniando, anunciado al señor”, destacó el Papa.
“El discípulo no es solo el que llega a un lugar, sino el que empieza con decisión, el que no tiene miedo en arriesgarse y ponerse a caminar, si te quedas quieto perdiste, ¡Ustedes no tuvieron miedo!”, concluyo Francisco, refiriéndose a todos aquellos peregrinos que, con muchos días de trabajos, esfuerzo y oración pudieron participar en esta Jornada.
El amor de Jesús, es el que no margina, no calla, ese es el amor que no humilla, es el amor del señor de libertad para la libertad; que cura y levanta, de dar nueva oportunidad que de condenar; el amor silencioso de la mano tendida, ese, es el amor que nos une hoy en nosotros, dijo el Papa.
“María recibió una invitación, el ángel le pregunto si quería llevar ese sueño en sus entrañas, era joven y ella respondió, ella sabía lo que sentía, era el amor; ella respondió: “He aquí la sierva del señor, hágase en mi según tu palabra”, Jesús te dice: te animas, piensa en María y contéstale quiero servir al Señor, que se haga en mi según tu ´palabra”, enfatizó Francisco.
Lo más esperanzador de esta jornada serán sus rostros y oración, el corazón cambiado, llenos del espíritu santo para recordar el sueño que nos hace hermano y que estamos invitado a dejar que se congele en el corazón del mundo, “Señor enséñame amar como tú nos has amado”, manifestó el Papa.
Francisco agradeció a Monseñor Ulloa y a todos los que prepararon con tanta ilusión esta Jornada Mundial de la Juventud, “gracias por animarse a construir, hospedar, por decirle ¡Sí! al Sueño de Dios de ver a sus hijos reunidos. Panamá no solo es un canal que une mares, sino donde el sueño de Dios pueda encaminarse para crecer, multiplicarse y irradiarse en todos los rincones de la tierra".