“La JMJ materializa un sueño”

“La cruz es signo de nuestra identidad cristiana”
septiembre 24, 2018
JMJ Panamá 2019 abre módulo para el registro de prensa
septiembre 27, 2018

“La JMJ materializa un sueño”

Julio Pernús es un integrante de la delegación cubana que participará en la Jornada Mundial de la Juventud, Panamá 2019.
Siempre soñó con poder participar en una JMJ y esta ilusión se hace aún mayor al saber que Latinoamérica fue escogida como sede de este encuentro universal.
En septiembre de 2015 este joven de 29 años tuvo la oportunidad de entregar la Cruz al Papa Francisco, durante su visita a Cuba.
Julio asegura que no recuerda el momento exacto en que aproximó la cruz al Papa. Estar tan cerca de él le hacía ver todo mucho más apresurado. En aquella ocasión el Santo Padre se había reunido con cerca de cinco mil jóvenes cubanos en La Habana, como parte de su visita a la isla.
 
“Ese día yo estaba muy animado y nervioso. Tenía que llevar el símbolo, junto a dos muchachas de otras vicarías, para que el Sumo Pontífice lo bendijera. Fue un instante de alegría y fortaleza espiritual, un encuentro con Dios… Sin dudas, ha sido una de las experiencias más grandes”.

Julio

 
Confiesa que no imaginó tener la oportunidad de volver a ver al Papa. Por eso, y por la posibilidad de compartir con personas de todas las latitudes, la próxima Jornada Mundial de la Juventud es para él un regalo y el momento para cumplir con una etapa de su vida.
¿Qué representa para los jóvenes cubanos conformar una delegación tan numerosa en comparación con jornadas anteriores?
“Este es un momento histórico, un evento sin precedentes para nuestra Iglesia. A los jóvenes cubanos les hace falta experimentar algo así: un encuentro donde puedan mostrar su fe a plenitud en un ambiente diverso, gigantesco. Ha sido un gran paso de la Iglesia el de confiar en nosotros, ahora nos toca responder con valentía”.
¿Cuál es la importancia del encuentro nacional que tendrá lugar en Santiago de Cuba unos meses después del evento en Panamá?
“La Jornada Nacional mantendrá toda la espiritualidad y el programa de la cita mundial. Realizarla significa darle la oportunidad a miles de jóvenes que no podrán ir a Panamá, sobre todo por cuestiones monetarias. Creo que esa iniciativa de disfrutar de un espacio más local como pastoral juvenil no se debe perder”.