Paso de los Símbolos, fortalece la fe cristiana

Entregan premios de la Gran Rifa JMJ
octubre 8, 2018
Peregrino: ¡La Diócesis de Puntarenas te espera!
octubre 9, 2018

Paso de los Símbolos, fortalece la fe cristiana

El paso de los símbolos de la JMJ por las diferentes provincias de la ciudad de Panamá fortalece cada vez más la fe cristiana, dejando un significado espiritual profundo a todos esos feligreses, especialmente a los jóvenes, que reunidos en oración se muestran ansiosos de tocar la cruz peregrina y el icono de nuestra señora.

La Cruz de los jóvenes

‘‘Llevadla por el mundo como signo del amor del Señor Jesús a la humanidad y anunciad a todos que sólo en Cristo muerto y resucitado hay salvación y redención” Santo Padre Juan Pablo II a los jóvenes el 22 de abril de 1984.
Esta vez los símbolos visitaron las provincias de Herrera y Los Santos, presentes en diferentes puntos como en el Mall Paseo Central de Herrera, expuestos ante la mirada de cientos de jóvenes en el segundo encuentro juvenil que realiza la diócesis de Chitré, animados con cantos, la celebración de la eucaristía y la adoración al santísimo que acompañaba estos momentos de solemnidad.
Los Símbolos llegaron a la Parroquia San Atanasio, en la Villa de Los Santos, quién los acoge con mucha alegría en medio de la reflexión de la hora santa, haciéndose Jesús presente y que en oración los fieles inclinaban sus cabezas, frente a este madero desnudo, cargado de miles de historias de fragilidad humana y de espíritu de amor en muchos seres.
De igual manera, recorrieron el hospital Nelson Collado, en Chitré, Capital de la Provincia de Herrera, donde personal del hospital, enfermos y familiares disfrutaron con gran devoción la peregrinación de los símbolos.
El espíritu de Dios se hizo presente en un joven voluntario de la JMJ, quien eligió el momento de la Llegada de los Símbolos y recibió dos sacramentos de iniciación cristiana: el Bautismo y la Confirmación para así ser apóstol de Jesús.
Es conmovedor escuchar a los feligreses de las diferentes parroquias, como en su mayoría las oraciones son para el éxito de la JMJ en nuestro País. Desde la pequeña capilla rural hasta la catedral de la diócesis, el denominador común es una alegría contagiosa, una emoción indescriptible, que funde en un solo latido los corazones de todos los panameños.