Por primera vez en una JMJ se realizó el Encuentro de la Juventud Indígena

La concentración de las 150 mil personas en la Misa de Bienvenida resultó sin inconvenientes.
enero 22, 2019
María, estrella de la evangelización
enero 23, 2019

Por primera vez en una JMJ se realizó el Encuentro de la Juventud Indígena

La jornada se realizó del 17 al 21 de enero y congregó a 40 pueblos indígenas de 12 países. Fuerte hincapié en su relación con la Iglesia y el respeto y cuidado del medio ambiente.

Más de 2 mil jóvenes indígenas de 12 países que representaban 40 pueblos indígenas realizaron el primer Encuentro Mundial de la Juventud Indígena, en la comunidad de Soloy, dentro de la comarca Ngabe Buglé, como un evento previo a la Jornada Mundial de la Juventud.
El encuentro fue liderado por el párroco de esa comunidad y religioso vicentino Joseph Fitzerald, quien manifestó que para la Iglesia llegar a los jóvenes líderes de comunidades indígenas comprometidos con la Ella misma y la sociedad, fue una experiencia que trajo consigo muchos frutos, los cuales deberán mantenerse vivos.
Además, el sacerdote recordó que los mismos jóvenes panameños elaboraron el temario empezando con la identidad, la cual abre la historia de los países. También, destacaron el mensaje que el papa Francisco realizó en Cracovia que invita a no dejar de escuchar a los abuelos.
El segundo día se habló de la casa común la madre tierra, donde también se escucharon testimonios muy fuertes de brasileños en la Amazona, de Honduras y de otros países de la región. Durante el tercer día, los jóvenes aborígenes se comprometieron con la Iglesia para reafirmar lo que ellos pueden ofrecer, desde su identidad como su amor a la madre tierra. Durante el resto de las jornadas, se destacaron actividades como la siembra de 5 mil plantones, paseos por la naturaleza y a caballo, y baños en los ríos.
Por su parte Ediguibaldi López una jóven indígena de la comarca Guna Yala detalló que en un ambiente de danza, música y oración también se compartió impactantes testimonios que nacen de las realidades de los pueblos, como sus luchas, anhelos, sueños y esperanza. Así mismo, criticó que las autoridades y gobiernos, quienes deberían cuidar de la población, especialmente de los más débiles, crean alianzas con poderes económicos que los marginan.
En tanto, Enith Sánchez de la comarca Gnabe Buglé indicó que piden a la Iglesia los espacios apropiados para vivir la espiritualidad, respetando las cosmovisiones, herencias de sus abuelos y las teologías particulares de sus pueblos.