– 11

– 10
enero 11, 2019
– 12
enero 9, 2019
¡El Señor te quiere para él y luchará hasta alcanzarlo!
Así comienza mi experiencia en la JMJ; desde muy pequeña vengo sintiendo la presencia del Señor en mi vida y me ha regalado a lo largo del tiempo esos pequeños detalles para darme cuenta de que quiere encontrarse conmigo, que quiere que mis sentimientos se parezcan a los de él y que tenga un corazón capaz de mirar el mundo con amor.
Es así que, con tan solo 14 años fui a mi primera Jornada en Madrid 2011, sin comprender mucho de cómo vivir la fe, me lancé a tan hermoso encuentro donde se encendió una llama de amor que se ha incrementado a lo largo de estos años, y que por supuesto me animó para ir a la siguiente en Brasil 2013; y fue ahí, donde nuevamente yo tan pequeña, parada dentro de 4 millones de personas vivía por segunda vez esa unción, esa alegría, ese gozo que solo si abrimos sinceramente nuestro corazón podemos experimentar y sobre todo transmitir y contagiar.
Cuando supe que la JMJ en el 2019 sería en Panamá, comenzó mi interior a inquietarse porque sabía que el Señor tenía algo preparado para mí, y es que luego de muchas Diosidencias comenzó todo a formarse. El Señor fue colocando en mi corazón varias preguntas, que por cierto siempre resuenan en una JMJ y hacen que puedas profundizar y hacer ese “alto” para replantearse cuál es tu misión en esta vida, más bien, qué es lo que Dios quiere para ti; y son estas preguntas que desde el 2011 se han ido formando para que ahora siendo voluntaria para esta Jornada me brindé el espacio para darme cuenta a dónde me quiere, a donde puedo seguir sirviéndole con mayor alegría, con más amor, y sobre todo con todos los dones y talentos que me sigue regalando.
Ser Voluntaria para esta Jornada en Panamá ha sido una total Gracia, ya que es una entrega de amor constante, donde al ver ese “Hágase” (con todo lo que implica) en tantas vidas y en la mía, hace que se confirme que el Sí de la Virgen María SIEMPRE tome sentido.
Melissa Perez, Panamá