-15

– 14
enero 7, 2019
-16
enero 5, 2019
Somos Fabíola y Gustavo, brasileños, casados, tenemos 32 años, y de diciembre de 2018 a febrero de 2019 Panamá será nuestra casa. Después de vivir la emoción de trabajar dentro de la organización de la JMJ Río 2013 y Cracovia 2016, nos lanzamos una tercera vez como voluntarios a largo plazo en la JMJ Panamá 2019.
Gustavo tuvo la oportunidad de participar en un concurso lanzado en 2011 para elegir el logo oficial de la JMJ Río 2013, y tuvo la gran alegría de tener su trabajo escogido. El Comité Organizador local lo invitó a trabajar en el equipo de comunicación, como coordinador del equipo de Diseño. Fue un gran desafío y una gran experiencia, como profesional, como cristiano y como persona.
Nos conocimos en 2012, durante la preparación para la JMJ Rio2013. Yo, Fabíola, vivía en el sur de Brasil, en Florianópolis, Santa Catarina, ayudando a la Iglesia local en el apostolado con los jóvenes y en la comunicación. Gustavo también, pero en realidad local de él, en el interior del Estado de Río de Janeiro. La vida pastoral acabó por aproximarnos y la preparación para la JMJ también, incluso con la distancia entre nuestras ciudades. Y ese acercamiento se convirtió en amor y echó las bases de nuestro citas. Gustavo ya trabajaba en el Comité Organizador local cuando decidí convertirme en una voluntaria en Río; decisión que hice la cuestión de tomar con el apoyo y discernimiento de mi obispo diocesano. Entonces vivimos intensamente la preparación de la JMJ mientras vivíamos también los primeros caminos de nuestra historia como pareja. Fue emocionante. Después de la JMJ 2013 el noviazgo continuó y se convirtió en un compromiso fecundo.
En 2015, aún en el compromiso, tuvimos que tomar la importante decisión de ser voluntarios internacionales en la JMJ Cracovia 2016. Nos casamos el 22 de agosto, día de Nuestra Señora Reina, y llegamos a Polonia exactamente un mes después. Nos casamos sin tener una casa, como haría una pareja convencional, para viajar y lanzarse en esa misión. Confiantes de la providencia de Dios, entregamos nuestro primer año como casados ​​a servir en la Iglesia una vez más, también colaborando con la comunicación de la JMJ. Soy periodista y tuve la alegría de dirigir el "Minuto JMJ", además de ser uno de los presentadores de habla portuguesa y Gustavo fue invitado a coordinar el equipo de redes sociales internacional.
Tres semanas después de llegar a Cracovia, fuimos a Roma para participar en la audiencia general como "sposi novelli" (recién casados) y fue una experiencia maravillosa. Llevamos la bandera de la JMJ 2016 con nosotros y, después de pedir al Santo Padre un abrazo, hablé de nuestra condición como familia misionera que salió de Brasil para ser voluntaria en la JMJ en Cracovia. Él se puso muy contento y nos respondió: "¡Entonces nos vemos en Cracovia!". Fue realmente emocionante. La Iglesia ha hablado tanto de la importancia de la familia y cómo puede ser un camino palpable de santidad, con el Sínodo, con la canonización de los padres de Santa Teresa de Lisieux, en las catequesis del Papa Francisco ... y nos convertimos en familia en medio de todo eso.
Ahora con 3 años de casados, una vez más estamos en esa intensa experiencia llamada Jornada Mundial de la Juventud. Habiendo hecho todo esto, venir a la tercera Jornada, fue con toda certeza, contar con la providencia de Dios sucediendo en cada pequeño esfuerzo en nuestras vidas. Nuestra vida juntos, desde que nos conocemos, pasa por la Iglesia, el Papa, la JMJ, la misericordia y la voluntad de ser una familia santa. En todo momento vemos a nuestro alrededor la providencia de Dios y su amor profundo por nosotros.

Fabiola Goulard, Brasil.