– 22

– 21
diciembre 31, 2018
– 23
diciembre 29, 2018
Mi deseo por ir a una JMJ nació en el 2005 luego que mi mamá (QEPD) y mi hermano asistieron a aquella Jornada con el Papa Emérito Benedicto XVI, su relato y experiencia me motivó a querer vivir algo similar. Por temas económicos y por la salud de mi mamá no pude ir a Sydney 2008 ni a Madrid 2011.
Al enterarnos que en el 2013 sería en Rio, junto a mis amigos de la parroquia nos preparamos y recogimos dinero para nuestros boletos aéreos. En julio del 2012 mi mamá falleció por el cancer, y con más ganas quise ir al siguiente año para cumplirle con lo que ella tanto quería: Que yo viviera una JMJ. Meses después mi mente estaba enfocada en terminar la universidad, el trabajo y mi noviazgo por lo que desistí ir a la JMJ. En mayo de 2013 terminé con aquel chico el cual me lastimó mucho y de inmediato llamé llorando a una de las coordinadoras de la delegación de Panamá para suplicarle que me permitieran ir a la JMJ, sentía la necesidad de encontrarme con aquel Cristo Jesús que dio su vida por nosotros y sentir su amor en mi corazón que estaba quebrado en ese momento.
Hoy día, doy gracias a Dios que terminé ese noviazgo y Dios tocó a mi puerta para recordarme que en julio del 2013 nos veríamos en la JMJ de Rio en la cara de millones de peregrinos y recordarme que su amor es verdadero. Sin duda esa jornada me fortaleció en un 200% y me hizo querer asistir a otras. No pude ir a Cracovia 2016, pero al enterarme que Panamá sería la próxima sede enseguida decidí que la viviría como voluntaria.
Actualmente soy voluntaria de la JMJ Panamá 2019 desde hace más de un año en el equipo Comunicaciones y estoy muy feliz de poder unir mis dos mayores pasiones: mi fe católica y la Producción Audiovisual.
Natasha Pineda, Panamá