– 23

– 22
diciembre 30, 2018
– 24
diciembre 28, 2018
Había escuchado hablar poco de la JMJ hasta que viví una. Me gradué en el 2010 y mi mamá me regalo todo para poder ir a la JMJ Madrid 11'. Solamente poder estar en ese lugar (al otro lado del charco) era suficiente, pero ver a los jóvenes de todos los países, vivir los detalles de cada día y sobre todo esa vigilia única y espectacular, fue lo que me tocó el corazón. Para ese entonces no nos llevábamos tan bien con el párroco y estando allá pudimos arreglar todas las diferencias. Luego viví la JMJ Río 13', quede con tantas ganas de JMJ que trabaje para pagarme todo. Tengo una enfermedad neurológica que me complica hacer mucha actividad física... justamente una semana antes de ir a Río, recaí. No sabía qué hacer, hasta pensé en no ir, pero ya tenía todo; y me arriesgué. Llegué y nunca me falto nada, es más me trataron demasiado bien inclusive. La familia que me tocó era una real y verdadera familia, que al sol de hoy aún seguimos en contacto... parecía su hija pequeña. Dios se manifestó a través de esta familia y de cada persona que me ayudó a poder completar esta jornada.
Ahora quiero dar todo lo que pude vivir.
Grettel Garrido , Panamá