– 29

-28
diciembre 24, 2018
– 30
diciembre 22, 2018
Ya rumores corrían acerca de la próxima jornada dándose en Panamá pero, aun así, lágrimas de alegría corrieron por mi rostro al escuchar las palabras del Papa. De inmediato supe que DEBÍA vivir esta jornada, pero como voluntaria.
El servicio es algo que ha influenciado mi vida parroquial. Supe que debía también servir en esta jornada; como fuese. Mi primer pensamiento fue estar con mi parroquia y después como voluntaria oficial. Unos meses después del gran anuncio abrieron pre-inscripciones para voluntarios; por supuesto, la llené con emoción. Seguí trabajando en mi parroquia en lo que podía, en mucho estuve y en mucho no fui tomada en cuenta pero siempre he dicho: "Estoy aquí por Dios, no por los hombres ni por destacar".
Hoy llevo siete meses como voluntaria en lo que me encanta: el diseño y la organización administrativa. No hay día que pase sin que piense en la jornada y me pregunté “¿qué más debo hacer? ¿qué me falta” y, es que, no importa cuánto haga yo sé que puedo aportar más; porque cada granito de arena que cada voluntario siembra es un granito de arena que contribuye a que esta HERMOSA fiesta de la juventud se realice.
Carolina Tapia, Panamá