– 4

– 3
enero 18, 2019
– 5
enero 16, 2019
Estoy convencida de que “Dios pone a cada uno en su lugar”, lo digo así, porque sé, que Èl quiso que yo estuviera en el equipo de Comunicación Web de la JMJ Panamá 2019, designada para las noticas de los Días en las Diócesis de Panamá y Costa Rica, emprendí esta aventura con todas las ganas de servirle a Dios. Como periodista, he ganado una experiencia inexplicable, pero espiritualmente viví dos momentos especiales en mi vida: un día en el que los símbolos de la JMJ recorrieron mi Parroquia (todavía no era voluntaria en la JMJ), los tuve frente a mí sin sentir mucho, pero nunca imaginé que al pasar el tiempo me los encontraría nuevamente, una y otra vez; esto por toda la información que me enviaban de las diócesis, cada vez sentía que estos símbolos tocaban mi corazón al ver a tantas personas que con lágrimas en sus ojos se arrodillaban, hubo una imagen que definió el porqué de esta misión, donde varios jóvenes de la comunidad indígena Ngäbe Buglé, empapados por la lluvia cargaban con tanto amor “esa Cruz”, la que en algún momento me emocioné por ver, pero que gracias a esas publicaciones, entendí el significado de los símbolos de la JMJ.
Conocí muchas personas, pero una en especial me enseñó a ver cómo a pesar de los problemas sociales que existen en su país, su perseverancia y sobre todo su fe, lo ayudaron a seguir ese llamado de seguir a Cristo. Este chico de 17 años, Kevin Orozco de Nicaragua, lo conocí por su voluntariado en su diócesis, luego de ser anunciada de que Nicaragua no podría ser parte de la pre-Jornada, “su tristeza, fue la mía”, pero él siguió trabajando, orando, sin perder la esperanza; y su sueño se cumplió, al decirme casi llorando que ya estaba inscrito en la JMJ, me llenó de alegría, Dios bendiga.
Milagros Tejedor, Panamá