– 41

– 40
diciembre 12, 2018
– 42
diciembre 10, 2018
Ya son más de 30 años de camino de haber participado en JMJ. Infinitamente agradecida con Dios, porque durante ocho ediciones vividas, he participado como peregrina, voluntaria, organizadora y espectadora en cada una de ellas, experiencias que guarda mi memoria y que siguen siendo conmovedoras, inspiradoras, inolvidables e irrepetibles.
Puedo decir que las Jornadas Mundiales de la Juventud, inspiraron mi estilo de vida.Me gusta vivir sintiéndome peregrina, peregrina de la fe que se abandona en Dios, mientras se pone en camino, que vive itinerante esta aventura de la fe, donde como Iglesia, somos uno junto a Jesús Resucitado; Soy una peregrina que vibra junto a otros corazones jóvenes, con la ilusión de decir presente en cada nueva cita que convoca el Santo Padre; en cada jornada tenemos una familia que nos espera, unos padres que nos abrazan, hermanos para compartir nuestra forma de ser y vivir, quizás no hablamos las mismas lenguas y creemos que nos entendemos poco, pero como peregrinos todos queremos participar de esta gran fiesta de la juventud, preparamos nuestros corazones para vivir y descubrir espiritualmente y sacramentalmente las sorpresas que nos tiene reservada el Señor en cada nueva edición.
Panamá no será la excepción, en los próximos 100 días se convertirá en la capital, que abrace a la Juventud Católica que peregrina a Latinoamericana desde todos los confines de la tierra. Será la sede de la Iglesia Joven que llega desbordada de alegría para inundar la ciudad y en donde estamos convidados con nuestro sentir misionero a evangelizar al continente joven, al continente de la esperanza.
Continente que estará lleno de Gracia. La Gracia de nuestra Madre María que desde ya, intercede ante nuestro Padre, para que todos los que peregrinamos hacia Jesús desde otras tierras, sintamos la fuerza del Espíritu Santo y seamos testigos del amor durante esta experiencia de la JMJ PANAMÁ 2019.
Luisa Vilchez, Venezuela