– 42

– 41
diciembre 11, 2018
– 43
diciembre 9, 2018
Hace 5 años comenzó mi caminar como miembro de la Pastoral Juvenil. Debo decirles que han sido los mejores 5 años que he vivido en cuanto a formación espiritual.
Siempre he sido una chica alegre, perseverante y servicial. Desde el 2017 me emocionaba el hecho de saber que la JMJ sería en Panamá y que allí estaría el Papa Francisco.
Un dia, en medio de mi oración, recordé la JMJ y la deje en manos de Dios, luego me puse a preparar un tema del domingo de Pentecostés para el grupo juvenil.
Debo decirles que me di cuenta que antes tenía una enfermedad espiritual: Trabajo excesivo.No había actividad de la iglesia a la que yo le dijera que no, solía llegar un poco tarde a todas las actividades; ya que, terminaba una para ir a otra.
Por Diosidencias de la vida, ese domingo no tenía otro compromiso y logré llegar muy temprano. Cuando llegué, estaba el Párroco de mi comunidad arreglando el redondel de la iglesia. Fui y me senté a platicar con él mientras nos comíamos unos dulces. En eso, el Padre me pregunta si iría a la JMJ y yo le contesté "Si Dios quiere si"; él me dijo “Y ya tienes el dinero que se necesita?”, le respondí que solo tenía un dólar que me habían regalado en mi bolsillo y nos comenzamos a reír. Me dijo que lo siguiera a la entrada de la iglesia, yo creí que me iba a regañar, pero ocurrió todo lo contrario. Cuando menos me lo imaginé, el Padre me dijo que a cada Párroco de la Diócesis le habían dado la oportunidad de elegir a un Joven de su parroquia para vivir esta experiencia y que él había decidido enviarme a mi. Comencé a gritar como loca, no cabía la alegría en mí ,me sorprendí más cuando el Padre me dijo: "Este es tu regalo del día de Pentecostés". Nunca me hubiese imaginado que el Señor Jesús me daría una bendición tan grande como esta.
Hoy han pasado 6 meses después de esa gran noticia y aun no puedo creer que falte tan poco para poder vivir esta gran experiencia! El Señor actúa de diferentes maneras y una vez más me demuestra que no es a mi tiempo sino al de Él.
Lifany Jimènez, Honduras