– 53

– 52
noviembre 30, 2018
– 54
noviembre 28, 2018
Tuve la bendición de participar en la Jornada de Polonia y de coordinar un grupo de 50 peregrinos. ¡Nunca imaginé la magnitud de ese encuentro! En primer lugar, por las familias que nos recibieron con los brazos abiertos y con mucha emoción, y aunque era complicada la forma de comunicarnos porque no casi no hablaban inglés y menos español, no dejaban de transmitirnos su alegría y amabilidad.
En segundo lugar, por la alegría de cada evento; era muy contagiante ver a los peregrinos. Al final del día, nos quedábamos sin poder hablar por haber gritado mucho. Lo más hermoso era ver que, aunque teníamos distintas realidades y costumbres, y hablábamos diferentes idiomas, todos éramos hermanos en Cristo, y solo queríamos transmitir amor por medio de su Espíritu.
Mi interés principal fue la Feria de las Vocaciones, a la que pude asistir con dos amigas. Los tres buscábamos respuestas respecto a nuestra inquietud del llamado que Dios tiene para cada uno.
Al año siguiente, opté por ingresar al Seminario de mi Diócesis. Y actualmente me encuentro dando respuesta a ese llamado que Dios me hizo. Ahora mi deseo es poder participar en la Feria de las Vocaciones con mi proyecto de animación vocacional "ActiVocación", con el fin de transmitir el mensaje de la vocación como ese llamado que Dios nos hace a todos.
Creo que nuestra tarea, además de rezar por las vocaciones, es preguntarnos: ¿A qué me está llamando Dios? ¿Qué quiere Dios de mí?
Nuestra respuesta debe ser generosa y debe ir enfocada en hacer la voluntad de Dios y no nuestra propia voluntad.
Ya quiero que llegue el 22 de enero para compartir con los jóvenes la alegría de querer dar a conocer a un Cristo vivo, que se manifiesta en cada uno, que nos llama a ser Callejeros de la Fe, y nos regala a su madre, la virgen María, para que sea nuestro ejemplo de respuesta al llamado de Dios.
Bryon Quishpe, Ecuador