– 54

– 53
noviembre 29, 2018
– 55
noviembre 27, 2018
Soy de Costa Rica. Participé en la JMJ Cracovia 2016 y ahí conocí al que ahora es mi esposo. Desde el primer momento que nos vimos sentimos una fuerte atracción y, aunque no podíamos comunicarnos bien por el idioma (él es alemán), sentimos una gran seguridad el uno del otro.
Luego de la Jornada, él inició rápidamente clases de español y a los dos meses me fue a visitar a Costa Rica; a los cinco meses yo fui a conocer a su familia; a los siete meses nos comprometidos; y seis meses después nos casamos. Ahora vivimos en Alemania y ya tenemos una bebé de cuatro meses. A pesar de lo rápido que ocurrieron las cosas y que algunas personas pensaban que todo era una locura, lo logramos. Hoy vivimos muy felices, llenos del amor de Dios.
No ha sido fácil. Primero, uno lejos del otro. Queríamos vernos más y compartir, pero la distancia nos lo impedía. Ahora estamos juntos, pero yo estoy lejos de mi familia y los extraño mucho. Tuve que renunciar a muchas cosas (trabajo, amigos, familia, costumbres, comida, idioma, país, etc.), pero estoy muy feliz.
Todos los días le pido mucho a Dios para lograr ser una buena esposa, madre e hija, y ser un ejemplo para los demás. Estoy segura que Él ha sido el protagonista de nuestra historia desde el inicio.
Ana Julia Rodríguez, Costa Rica, Alemania