– 6

– 5
enero 16, 2019
– 7
enero 14, 2019
"Pertenezco al camino neocatecumenal y tengo una comunidad bellísima.
Como por el camino no definían si iban hacer está peregrinación, yo decidí en julio empezar a trabajar para ir con los del grupo juvenil a la JMJ. Me di cuenta que ya era tarde, tocaba dar la primera cuota y yo no tenía dinero, así que me rendí. Con el corazón entristecido, no pasó un día en que no se lo pidiera a Dios. Por otra parte, sufría porque decía "yo no quiero ser monja" pero al mismo tiempo sentía el llamado fuerte de Dios. Decidí arriesgarme y el 25 de febrero inicié mi proceso vocacional; pase por crisis fuertes pero sabía que me enamoraría de él. En un encuentro vocacional en julio le pedí la gracia a la Virgen del Santuario de la Peña de poder vivir una JMJ y en septiembre con un poco de dudas di un paso más hacia mi vocación, a los 2 días hicieron un encuentro para ir a la JMJ Panamá por el camino, se me alegró el corazón, pero no era seguro que se hiciera y salía muy costoso, Dios no dejaba de sorprenderme, me gané un medio tiquete, tenía que trabajar muy fuerte para conseguir el dinero faltante en poco tiempo, por pura providencia de Dios en una semana logré tener la primera cuota y mi pasaporte, pero la cancelaron porque los aeropuertos nos quedaron mal, me sentí frustrada; no sabía cómo, pero no perdía la fe en que iba a ir a este encuentro, seguía orando. El 20 de Noviembre estuve en un encuentro maravilloso en donde decidí que me ire a un monasterio en España, para cumplir la voluntad de Dios! Desde ese momento empeze a sentir una felicidad inexplicable, ha sido una gracia de Dios y el 11 de Diciembre mi comunidad catecumenal me dio el regalo de despedida más hermoso, una carta en donde decía "No te vamos a dejar ir para España antes de ir a Panamá a la JMJ, te queremos" yo no lo podía creer solo lloraba de alegría. Dios se ha valido de este camino para mostrarme de su amor y ver que el es fiel!"
Natalia Gracía, Colombia