– 67

– 66
noviembre 16, 2018
– 68
noviembre 14, 2018
En el 2016 tuve la oportunidad de vivir la JMJ en Cracovia. ¡Fue algo maravilloso! Un sueño hecho realidad asistir a mi primera Jornada. Durante ese caminar a Cracovia, comprendí que Dios tenía un plan maravilloso para mi vida. En los Días en las Diócesis conviví con una familia que me recibió con mucho amor y alegría. Se ganaron todo mi cariño y respeto. En la semana de la JMJ lo que más deseaba era ver al Papa, pero esos días fueron de muchas pruebas, y aun así, los disfruté al máximo; más cuando tuve la oportunidad de verlo. Fue en un abrir y cerrar de ojos, pero estaba muy feliz porque lo logré. El día de la Vigilia fue algo muy especial. Tuve un encuentro maravilloso con Dios que llenó mi alma y mi vida. En ese momento, no podía creer que estaba en una JMJ y lloré por toda la alegría que sentía en mi corazón. Desde entonces, he comprendido que cuando uno le pide a Dios con todo el corazón, Él hace la obra y cumple sus promesas.
Guatemala