– 77

– 76
noviembre 6, 2018
– 78
noviembre 4, 2018
En 1993 participé en la JMJ en Denver, ahí descubrí que Dios me pedía defender la vida y la familia; asistí después a la JMJ de París con Maritza quien era mi novia, crecimos espiritualmente mucho y decidimos trabajar más por la Iglesia y decidimos casarnos en el Jubileo del 2000 pero pospusimos la boda para poder ir a la JMJ de Roma. Nuestro arzobispo nos casó en 2001 y Dios pronto permitió que esperáramos a nuestra primer hija Lupita, ella nació en enero de 2002 pero una semana después Diosito la llevó al Cielo con Él, justo el día de la festividad de nuestro santo favorito San Juan Bosco.
Decidimos ir ese año a la JMJ a Toronto y nos sirvió para dar gracias a Dios por su amor y ofrecerle nuestra vida. En 2005 vino Fátima nuestra segunda hija y participé en la JMJ de Alemania llevando un grupo, mi esposa se quedó pues Fátima estaba pequeña. Desde entonces hemos vivido las JMJ´s tan de cerca, pero sin poder estar físicamente. En 2007 llegó nuestra tercera hija Karol y decidimos que un día las enviaríamos a vivir una JMJ donde seguramente Dios tocaría y marcaría sus vidas. No pudimos ir a Cracovia, pero ya estamos listos para ir en Familia a Panamá. A cada JMJ hemos llevado un grupo de jóvenes, pero esta será especial, pues llevamos a nuestras hijas.
Nuestra vida está marcada por las JMJ´s y buscamos ser fieles al Papa. Damos gracias a María porque ha estado presente en nuestra vida como amigos, novios, esposos y familia.
Hemos aprendido a aceptar la voluntad de Dios y estar firmes en la fe dando testimonio y siendo esperanza para los demás. ¡Viva Cristo Rey!
Pedro Cortés, México