– 8

– 7
enero 14, 2019
– 9
enero 12, 2019
Mi nombre es Yatsury Sáez, tengo 22 años y ¡soy de Panamá!
La JMJ para mí significa muchísimas cosas pero una de las cosas que más me llama es: la aceptación al cambio.
Conocí de la Jornada Mundial de la Juventud cuando un amigo de mi parroquia comenzó a vender audífonos para irse a la JMJ en Cracovia 2016, pero honestamente jamás imaginé que esto, hoy, sería parte de mi vida. El día de la misa envío en Cracovia, cuando anunciarían la próxima sede para el 2019, el sacerdote de mi parroquia me dijo que íbamos a ir al arzobispado porque iban a transmitir el evento e íbamos a saber quién sería la nueva sede. En el momento que dijeron Panamá salté de mucha alegría pero a las dos minutos pensé "nisiquiera sé qué es una jornada y estoy brincando". Comencé a buscar y me decía "esto no puede ser en mi país; Panamá es muy pequeño".
Al pasar del tiempo, el Señor me enseñó que Él busca a los más pequeños para hacer sus mejores obras. Uno de mis mejores amigos me invitó a participar en la organización del #PrayForWYD y en menos de 2 meses terminé trabajando con el Subdirector de Operaciones de Medios, donde se organiza todo el área de producción de televisión y atención a periodistas. Cabe destacar que siempre he soñado con ser comunicadora pero jamás pensé que la Jornada me llevaría a descubrir mi pasión y reconocer que en mi pequeñez puedo realizar cosas tan grandes para Dios y para todos los jóvenes del mundo. En octubre tuve la grandiosa e inesperada oportunidad de conocer al Papa Francisco, con el cual quede en shock y no pude ni hablar (cuando me caracterizo por hablar demasiado) y al no sentirme ni un poquito merecedora de ello, sigo aprendiendo de los poderosos que son los caminos del Señor.
¡La Jornada no es nada más que creer en los sueños y una verdadera experiencia de amor y fe en Dios!
Yatsury Sáez, Panamá