– 88

– 87
octubre 26, 2018
– 89
octubre 24, 2018
Mi primera jornada fue en Cracovia y mi experiencia va ligada al lema de esa Jornada que decía "Bienaventurados los misericordioso, porque ellos alcanzarán misericordia" y es que dos eventos fueron los que me marcaron en esa jornada y van ligado al lema.
El primero fue en la pre jornada, una tarde le pedimos a la familia que en ese momento nos acogía en su hogar que nos acompañaran a hacer un rosario polaco-español, lo cual me parecía imposible; pero es que el Señor se manifiesta en lo imposible, la familia aceptó con gusto, y por obra del Espíritu Santo logramos regalarle un hermoso Rosario a nuestra madre querida del cielo, mamá María.
El otro evento también fue en la Prejornada. Una de las mañanas, dentro del metro abordó un señor que estaba borracho y desalineado; de repente, un amigo que estaba al lado mío, lo ayudó sin pensarlo a subir al bus y le consiguió un asiento. En ese momento pude ver a Cristo vivo en esa acción misericordiosa de mi hermano de comunidad. Fue este último hecho el que marcó mi vida y mi servicio. Ser misericordioso como el Padre lo es, como la frase del Papa Francisco: "No queremos jóvenes sofá", que buscan siempre la comodidad; sino que estén atentos a servir, como nuestra madre María ayudó a su prima Isabel; igual como mi amigo atendió al servicio sin importar las condiciones. "Por sus acciones los conocerán”.
Fernando Briceño, Panamá