– 96

– 95
octubre 18, 2018
– 97
octubre 16, 2018
Tuve la oportunidad de participar en la JMJ 2016 en Cracovia. ¡Fue grandiosa la experiencia! Al llegar a Polonia, nos recibieron con los brazos abiertos y llenos de amor.
Los días de las catequesis dieron inicio y nunca voy a olvidar que el miércoles 27 de julio recibí una llamada de mi madre en la cual me comentó que un familiar cercano había fallecido, recuerdo que comencé a llorar como nunca lo había hecho antes y fui a orar a solas en el templo frente a una imagen de Jesús de la Divina Misericordia, bajé la mirada y me encontré con un crucifijo grande que me recordó el sacrificio de amor que hizo nuestro Señor Jesucristo y esas dos imágenes fueron las que me dieron una fortaleza enorme para comprender que el Señor quería darme una lección de amor. Después de comulgar y al final de la eucaristía, hablé con un sacerdote, el cual me dijo: ¿Qué piensa hacer, se va a ir? Pero gracias al tiempo a solas con Dios en oración, decidí quedarme en la Jornada.
Aprendí, disfruté, conocí hermanos de todo el mundo y crecí en la fe gracias a la JMJ.
Bryan Vega Jimenez, Costa Rica