Pre-sínodo de los jóvenes: un momento histórico para hacer lío

Inicio de inscripción Festival y Feria Vocacional
marzo 15, 2018
Abren inscripciones para Voluntarios de la Jornada Mundial de la Juventud
marzo 21, 2018

Pre-sínodo de los jóvenes: un momento histórico para hacer lío

Iniciamos una jornada histórica para la juventud a nivel mundial. Con el pre-sínodo de los jóvenes, el papa Francisco, portavoz del Espíritu Santo en la Iglesia, nos ha planteado el reto de ser protagonistas en nuestra sociedad.
Desde el comienzo de su pontificado en 2013, el Papa se ha convertido en un promotor para la juventud. Él nos ha pedido levantarnos del sofá y salir de nuestro confort; nos ha pedido ser una Iglesia en salida y amante de la paz. Sin lugar a dudas, el Santo Padre está confiando en nosotros los jóvenes y en la buena voluntad para sanar las heridas de un mundo que necesita urgentemente de una generación que se ponga de pié y salga al encuentro del más necesitado.
La reunión pre-sinodal que se desarrollará del 19 al 24 de marzo, es la oportunidad perfecta para que los jóvenes podamos expresar nuestras ideas, preguntas y opiniones sobre nuestra visión del mundo.
"No importa si estás o no en la Iglesia, la Iglesia Católica quiere escucharte, es la oportunidad de colaborar con el sínodo de los Obispos que decidirá las acciones concretas de la Iglesia con respecto a juventud. Se necesita sus opiniones para enriquecer la asamblea”.

Yithzak González, representante de Panamá para el Pre-Sínodo de los jóvenes.

Los jóvenes seleccionados que representarán a la juventud de cada país, han sabido prepararse de la mejor manera leyendo una variedad de documentos sobre el encuentro y pidiendo diversas opiniones a sus amigos, tanto católicos como no católicos. Es maravilloso saber que los participantes han tomado muy en serio su papel en esta reunión. La juventud a nivel mundial enfrenta problemas similares. Tal y como lo expresa muy bien el papa Francisco: “Vivimos en una casa común”. Los católicos y los no católicos están en la misma barca y deben ayudarse mutuamente, así como los jóvenes saben hacerlo.
Noelia Barrera, representa a Argentina junto a otros jóvenes en la reunión pre-sinodal, manifestó su interés en que se aborde con especial atención el tema de la homosexualidad: “Uno de los temas que me parecen importantes para tratar en este espacio son: el aborto y la homosexualidad. Son temas muy delicados que nos atraviesan como jóvenes y en los que muchas veces carecemos de herramientas para poder abordarlos, tanto para quienes viven la situación en primera persona o desde un lugar cercano, como así también para quienes debemos acompañar.”
Hoy hacemos énfasis en la responsabilidad que los jóvenes participantes han tomado, siendo valientes, diciendo “sí” al llamado del Papa, y sin temor a hablar; con la esperanza de ser una luz en la oscuridad de tantos que viven en la oscuridad. Todas las opiniones importan. Necesitamos jóvenes con mucha fe y con poca fe, a jóvenes que se han alejado de la iglesia y a jóvenes de otras religiones. ¡Queremos escucharlos a todos!
Durante esta semana el mundo pondrá su mirada en los jóvenes. La Iglesia, antes de llevar a cabo en octubre próximo el Sínodo de los Obispos, en el cual se decidirán las acciones concretas con respecto a juventud, los escuchará como una Madre escucha a sus hijos, sin detenerlos, con atención y con amor. La juventud llevará sus propuestas e inquietudes; su capacidad para darlo todo. ¡El momento de ser protagonistas ha llegado!
Thomas Andonie, representa a Alemania en la reunión Pre-Sinodal, expresa: “estoy seguro de que la respuesta a nuestras preguntas de hoy en el futuro sólo se puede encontrar en un diálogo abierto, honesto y fiel juntos”.
Agradecemos a los jóvenes representantes al Pre-Sínodo por su colaboración para la realización de este artículo. Cada uno ha manifestado su responsabilidad de ser portavoces de los jóvenes de su país con la mayor fidelidad posible, abrazando la experiencia con mucha alegría y amor.
Oremos por ellos y los demás participantes de la reunión pre-sinodal, por el Papa, los obispos y por la juventud del mundo entero.