Un camino de la cruz con María

“Nuestra recompensa no es nuestra motivación, sino Cristo que vino a servir”
enero 26, 2019
EL PAPA FRANCISCO MIRA HACIA LOS ENFERMOS Y ABANDONADOS
enero 27, 2019

Un camino de la cruz con María

Anoche, los peregrinos de la JMJ Panamá 2019 tuvieron la oportunidad de tener una profunda experiencia de oración con el Papa Francisco. El viacrucis de la JMJ se celebró en Santa María La Antigua-Cinta Costera, ayer a las 5:30 pm. Este año, cada estación de la cruz fue liderada por un país latinoamericano diferente, con su respectiva advocación mariana y una intención específica de oración.
Las estaciones fueron dirigidas por Honduras, con una oración acerca de responder a la llamada de Dios; Cuba, sobre la unidad; El Salvador, sobre los mártires y los perseguidos; Guatemala, para los nativos americanos; Costa Rica, por la tierra y la naturaleza; Venezuela, para los migrantes; Haití, por las víctimas de las tragedias; Brasil, en el llamado a compartir la esperanza de Cristo; República Dominicana, sobre la violencia contra las mujeres; Colombia, sobre justicia y derechos humanos; Puerto Rico, por el fin de la corrupción; Belice, para las madres; México, sobre la violencia y el asesinato; y Nicaragua, con una oración por la protección de los no nacidos. Después del viacrucis, los jóvenes panameños dirigieron una oración centrada en la cruz y la difusión del Evangelio.
Diomédez Martines, de Chorrera, Panamá, se encuentra entre los jóvenes voluntarios elegidos para llevar la Cruz Peregrina. Dijo que la presencia de María a través de la experiencia fue tan poderosa que incluso los conmovió durante los ensayos, “[…] nosotros ayer en el ensayo lo sentimos muchísimo, que estaba el sol súper caliente, pero llegó una paz, una paz que no podemos explicar, y era María que se hizo presente en cada uno de esos jóvenes".
Para Aquiles Camaño, de la ciudad de Panamá, que también lleva la cruz, el Vía Crucis es una forma de oración especialmente significativa. “Para mí, el viacrucis me hace ver en Jesús esa fortaleza y esa fe que Él tuvo hacia Dios, su Padre. […] Es ponerme en sus zapatos y ver que si Él pudo pasar por todo eso y resucitar, yo puedo salir adelante con todos los problemas que tenga, sobre todo con fe".
Magdalena, peregrina de Uruguay, se sintió especialmente conmovida por el enfoque del Papa en los muchos tipos de problemas que el mundo enfrenta hoy en día "[El Papa Francisco] las sufre de verdad y nos ayuda a llevar eso como Jesús, me ayudó mucho también”. También dijo que el Papa Francisco era un hombre de esperanza, que “que cree mucho en nosotros, en lo que podemos hacer por la Iglesia. Y la esperanza que nos transmite; confianza y esperanza, y eso me ayuda muchísimo".
Guadalupe, Chorrera, también se sintió conmovida por el testimonio del Papa Francisco, pero, para ella, fue más una invitación a la oración. “El recogimiento que tenía el papa en el momento o de oración creo que eso fue muy especial porque él se mantuvo en todo momento en oración y llamándonos a nosotros a eso […]no debemos ser cerrados a las necesidades del mundo, sino que ser abiertos ser orantes".
María Isabel Espinoza, de Veracruz, México, se sintió especialmente conmovida por el enfoque en América Latina: “Era como que todos los países hermanos estuviéramos juntos". Cuando se dio cuenta de que México estaba liderando una de las estaciones, se emocionó mucho "Le dije a mi compañero que estaba al lado: '¡Este es mi país! ¡Viene mi país!’"
Para el padre Hander Camilo Llano, sacerdote de Bogotá, “Caminar en su compañía las catorce estaciones del viacrucis ha sido vocacionalmente enriquecedor y animador”. Ha sido religioso desde hace seis años, y para él, esta experiencia con el Papa "Confirma y fortalece la respuesta que he estado dando al Señor".
Julia, de Córdoba, Argentina, se sintió especialmente conmovida por la última estación, donde el Papa y los jóvenes oraron por la protección de los niños no nacidos. “la estación en la que habla sobre el aborto me pareció súper fuerte y bueno, me conmovió bastante, digamos. Que estamos viviendo una lucha muy fuerte en Argentina para que no se haga ley”.
Julia luego agregó: "Jóvenes, sigamos haciendo lío!".