Viento en popa y a toda vela … iA la JMJ en velero!

La Aldea Indígena en la JMJ 2019
noviembre 21, 2018
Resumen de la visita de los símbolos de la JMJ a Venezuela
noviembre 24, 2018

Viento en popa y a toda vela … iA la JMJ en velero!

¡Rumbo a Panamá! Los 17 jóvenes que zarparon el 31 de agosto de la Bretaña francesa en 3 veleros para llegar a Panamá y participar en la JMJ, acaban de abandonar Cabo Verde y comienzan su travesía por el Atlántico. Si todo sigue como planeado, atravesarán el canal de Panamá el 15 de enero.
"¡Nada a la vista, las carabelas navegan durante treinta y cuatro días, treinta y cuatro días durante los cuales solo vimos cielo y agua!" Extractos que Cristóbal Colón escribió en su diario durante su primer viaje a las Américas. Unos 500 años después, la joven tripulación toma la misma ruta que Colón realizase en su tercer viaje, pero tardarán un poco menos, de 12 a 21 días.
Su plan es el siguiente: viajar hasta Panamá haciendo parada en lugares conocidos de su viaje, siendo acogidos por las comunidades cristianas en los diferentes puertos donde se detienen. Hasta ahora, la experiencia ha sido excelente. A bordo se ha desarrollado una vida fraterna y solidaria, según una dinámica muy agradable entre ellos.
¿Su objetivo? "¡Dar testimonio de su fe en los cuatro rincones del mundo! Salir para conocer a las poblaciones locales, las comunidades religiosas y ponerse al servicio de los movimientos y asociaciones que practican la caridad con los más desfavorecidos y ... participar en los eventos de las JMJ ". Pero también por razones ambientales. A sus 24 años, a Charles-Antoine es un apasionado de la navegación y un ecologista: se ha propuesto viajar a Panamá JMJ utilizando un medio de transporte limpio.

El equipo y los veleros.

Entre los 17 jóvenes no todos cuentan con experiencia en el arte de la navegación, pero han tenido con ocho meses de preparación. Franceses, de entre 20 y 29 años, estudiantes de la universidad y preparándose el doctorado eran perfectos extraños antes de conocerse gracias a este proyecto.
Entre los tres veleros que hacen el cruce, uno de ellos destaca del resto por su brillante color amarillo, Ker Mai (El hogar de María, en lenguaje bretón). Este hermoso barco amarillo puede acomodar 7 personas a bordo, incluido el patrón y cuenta con equipos técnicos punteros (un aerogenerador Aerogen 6, un propulsor de proa y un regulador Hydrovane).
Un aspecto fundamental para los jóvenes y su peregrinación: Kêr Maï tiene el gran privilegio y responsabilidad de llevar durante toda su odisea un sagrario (la Presencia Real de Cristo), creado especialmente para este viaje.

Una parada a los pies de la Madre

La devoción a la Virgen de la Antigua, patrona de la República de Panamá, tiene su origen en Sevilla. Por tanto, parada obligatoria en esta bella ciudad andaluza. Los jóvenes peregrinos llevan además una estatua de esta advocación, un regalo de Monseñor José Domingo Ulloa, arzobispo de Panamá. Los veleros remontaron 70 kilómetros el río Guadalquivir y entraron en el puerto sevillano. La capital andaluza tiene mucho que ofrecer en gastronomía y folclore, en arte y en la alegría de sus gentes. Les impresionó mucho la catedral, una de las más grandes de Europa. Ahí pudieron admirar la imagen original de Santa María la antigua y se colocaron a sus pies, confiándole el resto de su viaje

Las maravillas de la naturaleza

El día a día gira en torno a las oraciones, las comidas y los momentos de compartir. Otras cosas hacen que la navegación sea interesante: los delfines que juegan frente a ellos, las estrellas, los amaneceres de diferentes tonos rosado, la luna enmarcada en un cielo lleno de estrellas... el espectáculo que la naturaleza les ofrece es sobrecogedor.
En su diario de abordo se lee: "Un poco más tarde en la noche, el viento se detuvo abruptamente. Nos dimos la vuelta, colocamos la vela mayor en posición plana, acabamos usando el motor”, y es que ellos dependen de la fuerza del viento para llegar a Panamá. Tardaron en comenzar su travesía por el Atlántico porque no había suficiente aire. Su diario prosigue: “Nos detendremos un poco más tarde en el día, ¡uniéndonos a los vientos alisios esperados! Ellos son los que tienen que llevarnos, como la alfombra voladora de Aladín, a Panamá ".

Suben las temperaturas

Parada en las Islas Canarias y luego en Dakar. Los jóvenes tripulantes han ido aprendiendo el vocabulario específico de la navegación, no siempre fácil. Sigue su especial diario de viaje: "La primera noche de navegación comienza fuerte, tomamos dos arrecifes e izamos el génova. Varios de nosotros están mareados por los efectos del oleaje, aprendemos a conducir en un viento a favor, lo que hace que esta navegación sea un muy buen entrenamiento para el ritmo que tendremos durante la travesía por el Atlántico. Otro día, la tripulación se despierta con una sorpresa: todo el aire a su alrededor está saturado con una arena roja muy fina. El puente, que había sido cepillado el día anterior, está completamente cubierto con esta tierra batida. ¡Debemos limpiar todo de nuevo!”
El olor de la tierra caliente, la leña y las especias se mezclan con el pescado de un puerto pesquero en la costa… ¡se nota que están en el continente africano!.

Hablemos de finanzas ...

El proyecto es exigente. Los miembros del equipo, con su contribución de 2,250 euros, cubrieron la mitad de los costos. Esperan que las donaciones puedan ayudar con el resto, la suma de 55,000 € para cubrir los costos técnicos y administrativos. https://jmjalavoile.com/aidez-nous